miércoles, 14 de noviembre de 2007

Porque hacer cola da para escribir una entrada muy larga

No he hecho muchas colas para comprar entradas en mi vida pero las tres veces han sido inolvidables. Y no precisamente por lo bien que estuvieron.

- La primera vez fue para el concierto de Bon Jovi en Madrid en 2003. Sí, conseguí mis entradas, pero era marzo, hacía frío y llovía. Claro que en esa ocasión al menos la cola avanzaba.

- La segunda vez fue por un encargo. Las entradas eran para U2. Me pasé en la cola casi 12 horas y creo recordar que era febrero, así que hacía FRÍO. Para más inri yo me había llevado nada menos que el Quijote para pasar el "rato" y más que leer mucho lo que hice fue lamentarme por no haber estado leyendo cualquier libro más ligerito. La cola avanzaba muy lentamente pero al final todo fue para nada, porque cuando aún estaba bastante lejos de la taquilla las entradas se agotaron.

- La tercera vez ha sido hoy. He llegado a la cola, que no había mucha, a las 10:20, esta vez con un libro bastante menos pesado que el Quijote (aprendo de mis errores) y cuando llevaba 40 minutos inmersa en el libro me he dado cuenta de dos cosas: no había dado ni una paso hacia adelante y tenía frío. He seguido leyendo y de vez en cuando pensaba en el té bien calentito que me iba a tomar en un sillón del Starbucks cuando todo acabase. Pero nada, el final no se veía cerca, porque seguíamos sin movernos. Al final han salido un par de dependientes para informar de que el servidor no funcionaba y que la única forma de comprar entradas era por teléfono si había suerte y conseguíamos que nos cogieran. He seguido haciendo tiempo con el libro, esperando, pasando frío, viendo el sol a lo lejos en la Plaza de Catalunya y preguntándome a qué hora daría en nuestro trozo de acera. He intentado llamar a la birria de ticktackticket algunas veces, sin éxito claro. He leído más. Los dependientes han vuelto a salir: no había novedades. Habían pedido algunas entradas en papel pero no sabían cuándo llegarían. Han tomado nota de la gente de la cola y lo que queríamos para hacer cálculos. Y entonces ha salido un rayo de sol - sólo metafórico, que cuando marcaba me temblaban los dedos del frío - y me han cogido el teléfono en ticktackticket. Y he podido comprar mis dos entradas por fin, después de tener que teclear el número de mi tarjeta dos veces porque daba mal a las teclas del frío.

He salido corriendo de la cola y me he metido en la Fnac a entrar en calor y a preguntar: ¿y ahora qué? Me han dicho que sin servidor no había forma de entregarme las entradas, que guardara la referencia y volviera más tarde u otro día. Con más calor en el cuerpo, he pospuesto el té y me he ido Ramblas abajo hasta el mar, buscando el sol y caminando rápido, rápido para entrar en calor por completo.

Luego he subido de nuevo, ya con una temperatura corporal aceptable, y el servidor seguía estropeado. Me he ido a comer al Starbucks, con un té bien caliente en el primer vaso rojo de la temporada. Después de comer he vuelto a la Fnac y todo lo que me he encontrado era un cartel de que el servicio de venta de entradas quedaba cerrado durante el día de hoy por problemas técnicos.

Da gusto lo bien que se organizan las cosas. Espero que el viernes me puedan dar mis entradas de una vez.

Y para acabar y cambiar de tema: me he trasladado de estantería virtual. La otra era una birria, siempre enseñando los mismos libros. En esta que veis en el lateral cada vez que uno carga el blog salen unos libros distintos seleccionados al azar de nuestra estantería física. Muy chulo y justo lo que yo buscaba. Además les he puesto estrellitas a los que he leído y he dejado los pendientes sin estrellas todavía. Así sirven de recomendaciones también.

3 comentarios:

  1. Veo que le pones 5 estrellas a Estupor y Temblores... Asi me gusta!! Al menos has conseguido las entradas. Ten paciencia, los errores informaticos ocurren y son inevitables, si hubieras trabajado alguna vez en atencion al publico la sabrias. Ademas queda muchisimo para el concierto, no?? Tienes tiempo de sobra para recogerlas, mujer, no creo que nadie quiera robartelas... Jeje!

    ResponderEliminar
  2. ¿Lo dudabas? Pero si ya sabías que me había gustado mucho.

    Ya sé que los errores informáticos ocurren y son inevitables. Pero es que ese servidor siemrpe está igual cuando salen a la venta las entradas de los grupos grandes. ¿Aún no han pensado en arreglarlo?

    ResponderEliminar