martes, 25 de diciembre de 2007

El tió

En resumen: cenamos y hemos comido muy bien y todo salió muy rico.

Así que hoy después de comer he dormido una siesta de Navidad casi sin enterarme porque yo me había sentado en el sillón a leer.

Cuando me he espabilado he hecho una llamada multitudinaria a la nave nodriza y ahora que me venía un rato al ordenador con mi té Joy (hay poco tés más navideños) me he encontrado con que mi minitió había cagado (no es cosa mía, se dice así) un par de bombones. Hmmmmm...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada