miércoles, 31 de marzo de 2010

The Duchess of Bloomsbury Street, de Helene Hanff

Es un misterio para mí cómo 84 Charing Cross Road es un éxito (muy merecido) y, sin embargo, el resto de los libros de Helene Hanff son dificilillos de encontrar, cuando, por lo que yo he ido leyendo, son auténticamente suyos y si te gusta uno, es probable que también te gusten los demás.

The Duchess of Bloomsbury Street en particular me parece imprescindible. Puesto que si te ha gustado tanto 84 Charing Cross Road, la consecuencia lógica es que estés deseando saber qué le pareció Londres a Helene la primera vez que puso allí los pies. Pues bien, esta consecuencia lógica no parecen tenerla tan clara las editoriales, sobre todo las españolas, en inglés al menos se encuentra en segunda mano. Pero el año pasado LittleEmily me avisó de que la bonita edición del 30 aniversario de la editorial Virago de 84 Charing Cross Road* incluía The Duchess of Bloomsbury Street así que cuando lo encontré en Shakespeare and Company en París no pude dejarlo escapar (y ahora está estampado con el sello de esa librería, doblemente especial). Cuando por fin lo compré pensé, incluso estando en París, que lo leería antes de ir la próxima vez a Londres.

Casi me olvido de mi autopromesa, pero la semana pasada me acordé a tiempo. Y qué delicia de libro. Me reafirmo en lo de que si a alguien le gusta 84 Charing Cross Road es difícil que no le gusten los demás libros de Helene Hanff, pero eso es aun más cierto de este libro. Hay pocos textos más emocionantes que las primeras páginas donde Helene prepara el viaje y se ve a las puertas por fin de pisar la "Inglaterra de la literatura inglesa" que tanto y durante tantos años ansiaba conocer.

Y la conoce y, como siempre, deslumbra al lector con sus conocimientos de anécdotas impagables y su capacidad de absorber nuevas anécdotas**, pero no sólo eso: no hay que olvidarse de que aunque ella visita Londres en los años setenta, la experiencia del turista que llega a Londres/Inglaterra y se encuentra con una serie de cosas chocantes no ha cambiado. ¿Hay alguien que haya vuelto de Inglaterra sin una anécdota sobre su fontanería? (El número de Helene en la ducha del hotel es divertidísimo), ¿hay alguien a quien no le haya chocado algo del comportamiento británico? etc. Pues Helene Hanff en ese aspecto es una turista más, sólo que es probable que cuente las anécdotas que surgen al respecto mucho mejor que nadie.

Pero Helene Hanff no es sólo una turista, es la autoproclamada duquesa de la calle Bloomsbury, porque a raíz de la publicación en Inglaterra de 84 Charing Cross Road y del éxito que tuvo antes en Estados Unidos, llega a Londres donde le espera una agenda de por sí apretada y un montón de cartas de gente que quiere conocerla y llevarla a ver sitios, invitarla a cenar, etc. Y Helene, que no es tonta, claro, se deja mimar, más que nada porque cada comida o cena a la que la invitan eso que se ahorra y eso que reinvierte en prolongar su estancia en Londres. Y así va descubriemdo - o le van descubriendo - sitios muy curiosos, la mayoría de esos que no salen en las guías.

Ver Londres a través de los ojos de Helene es una maravilla, es divertido, es interesante, es único. Y es la preparación ideal para el viaje que empezamos mañana.

* Obviamente la edición combinada hizo irresistible el ignorar 84 Charing Cross Road, así que al pasar la última página de The Duchess of Bloomsbury Street, después de leer el prólogo de Anne Bancroft y la introducción de Juliet Stevenson no dudé en ir directa a la primera carta. Ya no hubo marcha atrás y, claro, cuando Manuel se enteró de que los estaba releyendo de nuevo no pudo contener un "¡¿otra vez?!"

** Por lo visto un vendedor de libros antiguos le contó la anécdota de que después de la Segunda Guerra Mundial en Londres había muchos libros y muy poco espacio donde albergarlos, así que los libreros decidieron aprovechar los cráteres que habían dejado las bombas. Luego vino la reconstrucción de las calles y los edificios y nunca nadie pudo desenterrar los libros, que siguen ahí (o seguían supuestamente en los años setenta). No sé si será verdad o le estarían tomando el pelo a Helene, pero por si las moscas habrá que prestar atención a los socavones londinenses.

La foto la hice en febrero del año pasado y lo que se ve es el edificio donde estuvo Marks & Co, en el 84 de Charing Cross Road, donde ahora hay una plaquita en honor de Helene Hanff y donde, al menos en esa fecha, había un restaurante. Cuando Helene Hanff visitó el lugar en este viaje, la librería ya no existía, pero el local estaba vacío, así que Helene pudo entrar, ver las viejas estanterías vacías y guardarse las letras de MARKS & CO. que aún quedaban por allí.

4 comentarios:

  1. de la existencia de esta señora y su libro me enteré hace pocos meses cuando encontré 84, Charing Cross Road por casualidad. Me lo tuve que leer en español, porque no encontré la versión original, así que en mi próxima visita a Londres estaré al tanto de ese libro y del que hablas en la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Este mes será toda una preparación de Londres y ya tengo en la mesita de noche The Duchess. ¡Qué ganas!

    ResponderEliminar
  3. Yo también tengo ese libro!! Y creo recordar que lo hablamos. Me preguntaste que donde lo adquirí. No recuerdo en qué comentarios...is en los tuyos o en los mios...en fin...
    Una maravilla de libro...aún no lo he terminado
    Mil besos bellísima entrada...y te espero con ganas para las entradas de Londres!!!

    ResponderEliminar
  4. Gatesca Pantomima: 84CCR es una delicia de libro y verás qué gozada leer el inglés de Helene Hanff.

    LittleEmily: ¡sabia decisión!


    María: sí, ya me acoradaba, aunque tampoco de dónde había sido :D El libro es una gozada. Te sugiero que te empapes bien de él antes de ir a Londres.

    ResponderEliminar