jueves, 1 de julio de 2010

Otra vez: Fritz-kola



El otro día pasamos por una Delishop y lo volvimos a hacer: volvimos a caer en las redes de la Fritz-kola/Fritz-limo. Y esta vez fue incluso peor que la primera porque ya sabíamos lo mala que estaba. Pero ahí estaba la botellita roja que no habíamos probado prometiéndonos un 17% de Apfelsaft y un 5% de Kirschsaft y un porcentaje indeterminado de Limonade, todo lo cual quedaba al alcance de nuestro (y de cualquiera, diría yo) alemán rudimentario. El Holunder ya no tanto y de hecho no nos preocupó demasiado porque hasta ahora no lo he buscado para descubrir que es saúco. Todo ello con los rasgos típicos de la Fritz-kola: gas y cafeína en cantidades industriales.

Ayer por fin la "descorchamos" y podríamos haber celebrado cualquier cosa: desde el hecho de no habernos quedado sordos (todavía, al menos) por el holocausto nuclear hasta no habernos caído en la zanja que tenemos justo al salir del portal pasando por no haber muerto de calor y/o deshidratación a lo largo de un día terriblemente caluroso o que por fin estrenábamos nuestros vasos de Kukuxumusu que vamos coleccionando con El País. Podríamos, si no hubiera estado tan asquerosa (al menos a mí me lo pareció, ahora caigo en que Manuel no llegó a pronunciarse, probablemente porque estaba tan agobiado por el calor y la sed que se habría bebido cualquier cosa fresquita) y tan amarga (que es lo que me pareció a mí, aunque Manuel me lo discutiese).

Con lo cual yo bebí un trago y no habría bebido ni uno más en la vida de no haberme "obligado" Manuel a confirmar la primera impresión bebiendo otro. Le cedí a Manuel mi parte y decidí que si alguna vez vago por el desierto al borde de la muerte por deshidratación y alguien se me aparece con la opción de darme una botella de Fritz-kola con etiqueta roja elegiré la deshidratación, gracias.


Creo que la única lectora, que participó en nuestra primera cata de Fritz-kolas, sigue por tierras sudafricanas, así que no podrá reírse con esto y con nuestro segundo tropiezo en la misma piedra y, lo que es peor, una piedra por la que habíamos casi jurado no volver a pasar.

Cambiando totalmente de tema: he añadido un par de enlaces que pueden ser de interés para los que comentásteis en la entrada de ayer.

12 comentarios:

  1. Pueeees... a mi la fritzcola no me desgrada xD. Me gusta hasta pronunciarla! Supongo que esto da cuartelillo a los que dicen que tengo el gusto ahi mismo jajaja.
    Voy a por esos enlaces que pintan muy bien.

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero esta en concreto la has probado? Porque las otras puedo llegar a entender que le gusten a alguien, pero ¿esta? esta no. The mind boggles, que dirían los anglohablantes ;)

    ResponderEliminar
  3. ay pues ya me haces dudar... me da a mi que no, pero si sirve cuando era cría solía mezclar la cola, la naranjada y la limonada, aunque dudo que eso me guste hoy en dia xD

    ...ahora me pica la curiosidad, cómo sabrá?

    ResponderEliminar
  4. Es que hay varias: la normal, la sin azúcar, la de limonada y esta (y quizá más, no lo sé). A mí la Coca Cola de limón me gusta, pero tu mezcla desde luego era explosiva. Casi tanto como eso que hacía la gente en los cumpleaños de mojar las patatas fritas en la Coca Cola.

    ¿Que cómo sabrá? MAL.

    ResponderEliminar
  5. vaya, pues yo no conocía este refresco pero con la publicidad negativa que le has dado ahora me entrarán menos ganas de probarla, si es que alguna vez lo veo. Yo soy de la coca cola de toda la vida, sin que sea light, sin cafeína y otras pijadas. Que el otro día mi marido me dijo que la coca cola Zero la tienen prohibida su venta en Estados Unidos porque lleva un aditivo "malo", o eso dicen. No se, no sigo con mi Cola cola normal.

    ResponderEliminar
  6. "...elegiré la deshidratación, gracias" Jajaja! No hay miedo de que la pruebe.

    ResponderEliminar
  7. Uf, no la he probado ni creo que la pruebe visto lo visto XDDD Valoro demasiado mi vida, jaja.

    saluditos

    ResponderEliminar
  8. No la he probado, pero por tu descripción creo que también elijo la dehidratación. jeje!

    Muy chulis los vasos de kukuxunusu.

    ResponderEliminar
  9. Amelia: yo también soy de la Coca Cola clásica (aunque mi preferida absoluta sería la de vainilla, por supuesto), aunque la de limón me gusta también (pero la bebo muy de tanto en tanto) y la Zero no me disgusta, desde luego me gusta infinitamente más que la Light, que no me gusta nada. Lo que no sabía es lo que comentas del aditivo. He estado leyendo sobre ello en la wikipedia porque me ha parecido muy interesante y parece ser que son dos pero que no hay nada seguro acerca de ellos, hay quien dice que son malos y hay quien dice (la FDA americana y el organismo homólogo europeo) que no lo son, o al menos no se ha probado que lo sean, así que no sé. Si te pones a mirar las "E" de los productos es para echarse a llorar, así que yo prefiero no pensarlo mucho. Ojos que no ven...

    Elvira: jajaja, mira que si por fiarte de mí te estás perdiendo una gran bebida (cosa que dudo, pero oye, nunca se sabe).

    Lillu: te digo lo mismo que a Elvira ;)

    Guacimara: también te digo lo mismo que a Elvira. ¡A alguien tendrá que gustarle esta bebida para haberla comercializado! Aunque me cuest mucho creerlo, eso también te lo digo ;)

    ResponderEliminar
  10. Ostras, pues yo soy fan fan fan de la Fritz-Kola y sus extrañas variedades. La única que me asqueó fue la de melón... :)

    ResponderEliminar
  11. Jajaja... ya me comentaste otra vez que hablé de la Fritz-Kola que te gustaba, sigo sin poder creérmelo del todo ;) ¿Has probado esta? Yo creo que es peor que la de melón.

    ResponderEliminar
  12. hola veo que tienes la coleccion de vasos d kukuxumuxu. yo estoy buscandola, si te interesa venderla mandame un mail. gracias
    martagp3b@hotmail.com

    ResponderEliminar