viernes, 8 de febrero de 2008

Querida Jane Austen

(No pensaba volver a escribir hoy pero por un incipiente catarro me he tomado el primer Frenadol de mi vida y estoy sufriendo las consecuencias: qué sueño. A ver si escribir - con la inestimable ayuda de un café de vainilla - me despeja un poco.)

Antes de comer, y cuando el Frenadol ya empezaba a surtir efecto, me he terminado Dear Jane Austen: A Heroine's Guide to Life and Love, de Patrice Hannon. También era regalo de Reyes.

Es un libro curioso. Una especie de consultorio de Elena Francis (o Dear Abby en inglés) regentado por nada menos que Jane Austen. Es innegable que tiene un poco de libro de autoayuda, pero no es lo más importante, al menos para mí, del libro.

"Jane Austen", con auténtica visión de futuro y pleno conocimiento de los cambios que ha habido desde su época hasta nuestro siglo, da consejo basándose en su propia vida y, sobre todo, las vidas de sus personajes. Marianne y Elinor Dashwood, Emma Woodhouse, Elizabeth Bennet, Anne Elliot, Fanny Price y todos sus acompañantes en la novelas sirven para responder a las supuestas consultas ficticias de lectoras actuales sobre sus vidas personales. Y de paso demuestra que pese a los casi dos siglos que han pasado desde su muerte sus temas siguen siendo absolutamente universales.

Las comparaciones entre personajes, las distintas formas de actuar de unos y otros resultan muy interesante y resaltan lo que ya sabemos todo: que Jane Austen era una genio a la hora de crear personajes muy, muy reales.

El estilo está muy bien conseguido y suena a Jane Austen a pesar de lo improbable que es. Además hay intercaladas frases memorables de cartas suyas de verdad.

"I will not say that your mulberry-trees are dead, but I am afraid they are not alive." (31 Mayo 1811)
No voy a decir que tus morales han muerto, pero me temo que vivos no están.

(Cuánto me ha costado elegir sólo una frase.)

Aprovecha también esta nueva Jane Austen para vengarse de las palabras que Charlotte Brontë le dedicó. Hay mucha gente que se siente muy ofendida por el hecho de que Charlotte Brontë criticara (tampoco tan a lo bestia) a Jane Austen. Y a fin de cuentas sólo es una opinión más, escrita en una carta privada, además.

Mientras leía el libro descubrí que esto de la autoayuda literaria no es tan raro. Sin ir más lejos, pero en otro formato, Virginia Woolf también da consejos sobre el día a día en un libro llamado A Life of One's Own.

Tenía idea de releer Persuasión este año pero todo últimamente apunta a que debo leer Emma y recordar. Ya veremos. También estoy deseando ver Miss Austen Regrets pero no consigo dar con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada